Atrapanieblas en el desierto de Atacama

Existen lugares del mundo caracterizados por un clima árido pero que a su vez presentan altos niveles de humedad -y formación de bancos de niebla- al estar próximos a la costa. Aunque nunca lleguen a producirse precipitaciones, es posible captar el agua de la humedad del aire.

Al igual que las turbinas que captan agua del viento desarrolladas en los últimos años, existen métodos más sencillos utilizados tradicionalmente, tales como una simple malla ubicada verticalmente, cuyo cometido es condensar las gotas de la niebla que pasa a través de ella.

Este método ha sido utilizado en numerosos lugares desérticos con presencia de nieblas, como es el caso de Chile, Perú, Guatemala, Nepal, y algunos países de África. En el caso de Chile, en la región del desierto del Atacama este método está ampliamente utilizado, con los denominados “atrapanieblas”.

Desde los años 60 científicos de numerosos lugares han desarrollado atrapanieblas más eficientes. Actualmente, los utilizados en el norte de Chile están formados por un marco de 6×4 metros, que consta de una malla plástica que condensa el agua de la niebla. El agua es conducida a la canaleta en la parte inferior del marco, y a su vez a un depósito.

Los atrapanieblas han de estar ubicados en zonas altas y expuestas a nieblas frecuentes, alcanzándose así captaciones de agua de 2 a 10 litros por metro cuadrado y día. Es obvio que esta solución, tan sencilla, contribuye notablemente al desarrollo de lugares en los que los recursos naturales son escasos.

This entry was posted in Curiosidades, Más curiosidades and tagged , . Bookmark the permalink.