Aviones no tripulados ayudan a optimizar las cosechas agrícolas

La compañía francesa Airinov ha desarrollado pequeños aviones no tripulados cuyo objetivo es recopilar datos de zonas agrícolas para así llevar a cabo una producción más eficiente.

Los pequeños aviones -llamados Drones-, son vehículos no pilotados con forma de ala delta y unos dos metros de envergadura. El funcionamiento es sencillo, basta con indicar la zona que debe examinar, pues al GPS que tiene incorporado es capaz de realizar un vuelo autónomo. Ya se han empleado aviones no-tripulados para otras tareas, ya sean militares, meteorológicas, de toma de datos atmosféricos, etc.

En este caso se estudia la cartografía y en especial la aplicación en zonas agrícolas. El Dron está equipado de cámaras de luz visible y de otras longitudes de onda del espectro, de manera que examinando el reflejo de la luz sobre los terrenos se puede determinar un mapa de calor de gran precisión. Una vez recopilados los datos, y mediante el software adecuado, se puede sacar conclusiones sobre esa información. Finalmente, el avión aterriza “como buenamente pueda”.

Una vez obtenido un mapa termográfico, se puede conocer, por los diferentes colores, las concentraciones de ciertos compuestos químicos, biomasa y demás. Esto se traduce en varios beneficios, pudiendo decidir:

  • qué fertilizantes utilizar en cada área
  • dónde hay que aumentar o disminuir el riego
  • llevar a cabo un plan optimizado de cantidad de fertilizantes

Traduciéndose todas estas medidas en beneficio económico.

fuente (en francés): http://www.airinov.fr/

This entry was posted in Curiosidades, Más curiosidades, Robótica, Tecnologías and tagged , . Bookmark the permalink.