CH2: El edificio más sostenible del mundo

 

Esta edificación de oficinas en Melbourne, Australia, es una muestra perfecta de la arquitectura sostenible. Se trata de un edificio muy importante, no sólo por su ingeniería innovadora, sino por la forma en que cada elemento de diseño, tanto espaciales como no espaciales, se ha resuelto y se integran para reforzar el concepto de crear una solución única que imita la naturaleza.

El edificio, si lo comparamos con un edificio convencional, consume un 82% menos de energía eléctrica, 87 % menos de gas, 72 % menos de agua y emite 87 % menos de emisiones contaminantes. Probablemente es el primer ejemplo urbano de una arquitectura que se basa directamente en la biomimética, la ciencia que estudia a la naturaleza como fuente de inspiración.

Con este edificación nos damos cuenta que nosotros, como sociedad, debemos desarrollar estructuras más sostenibles para vivir y trabajar. El edificio, su sistema de avanzado diseño, innovación y la tecnología usada le ha llevado a alcanzar una calificación energética de seis estrellas. CH2 se ha diseñado no sólo para conservar la energía y el agua, sino mejorar el bienestar de sus ocupantes a través de la calidad del ambiente interior del edificio. Demuestra un nuevo enfoque al diseño de lugares de trabajo, la creación de un modelo para que otros puedan aprender y seguir.

La eficiencia energética en CH2 se logra a través de un conjunto integrado de características centradas en la reutilización de calefacción, refrigeración y agua.

Los elementos que trabajan juntos para lograr este objetivo incluyen:

  • Diseño basado en la ecología y el clima
  • La luz natural
  • El sistema de refrigeración
  • Sistema de calefacción
  • Abovedados techos de hormigón
  • Persianas de madera occidentales
  • Ventana de tratamiento
  • Conservación del agua
  • Generación de energía
  • CH2 gestión de residuos

Las características más llamativas del CH2 son las celosías de madera reciclada, controladas a través de células fotovoltaicas. Dichas células, son las encargadas de convertir la energía luminosa en energía eléctrica.

La fachada se compone enteramente de listones de madera verticales que cubren una pared totalmente acristalada. Estos listones de pivote vertical permiten abrir y cerrar en respuesta a la hora del día y el ángulo del sol. En términos arquitectónicos, una piel animada en respuesta directa a las condiciones externas. Esto es biomimética, el edificio en movimiento.

Para más información, en este enlace City of Melbourne explica un poco más en profundidad su funcionamiento.

 

This entry was posted in Civil, Diseño, Tecnologías and tagged , , . Bookmark the permalink.