Científicos de Shanghái crean vasos sanguíneos artificiales mediante impresión 3D

Científicos de la Universidad de Shanghái han conseguido crear vasos sanguíneos artificiales con ayuda de una impresora 3D. Este es un gran paso para conseguir que en un futuro próximo se puedan realizar mediante 3D, órganos y tejidos. Estos precisan de una red de capilares para que les llegue oxigeno y los nutrientes a cada célula, lo que les permitirá respirar y alimentarse.
venas3D-974

Los científicos han empleado materiales que favorecen la elasticidad de los vasos, así como el crecimiento de nuevas células, dos características que hasta ahora no se habían logrado con los injertos vasculares sintéticos. Los vasos artificiales los han fabricado con fibras de polietenol y polisacáridos como el chitosán, que se degradan de forma natural en unos seis meses. La investigación ha sido publicada en revista AIP Advances.

Estos investigadores no son los primeros en intentar crear vasos sanguíneos artificiales antes que ellos, la profesora Jennifer Lewis, del Wvss institute de la Universidad de Harvard  logró desarrollar un sistema de tres biotintas –compuestas por tejido extracelular y células vivas– que le permitió crear unos finos canales similares a unos capilares. Asimismo, desde el Brigham and Women’s Hospital se fabricaron otros conductos impresos a base de agarosa e hidrogel. En el caso de Shanghái, los investigadores optaron por materiales que favorecen una mayor elasticidad de los vasos y el crecimiento celular.

La labor de estos científicos no acaba ahí, cuando logren imprimir a mayor escala los vasos, avanzarán en la creación de tejidos celulares complejos sobre los que estudiar, sin riesgos, los efectos de terapias que se encuentran en fase de investigación. Esto abre una puerta a que en un futuro no muy lejano se puedan sustituir “piezas dañadas” de nuestros cuerpos, aunque solo sean por impresión.

 

This entry was posted in biotecnología, Tecnologías. Bookmark the permalink.