Conexión Tecnológica: CRM on-line

A todos nos pasa, que cuando soñamos, soñamos a lo grande. No recuerdo a nadie que, sin faltar el respeto, haya soñado con tener un Merretil o un vehículo de licencia. Lo más habitual es que cuando este hecho se produce, soñemos con tener un impresionante y lujoso Ferrari en la puerta de nuestra casa, y que para mantenerlo, seamos los CEO´s de una de las más prestigiosas multinacionales existentes. Este sueño puede suceder, por qué no, pero sólo a un porcentaje de personas muy bajo, bajísimo. Evidentemente, para esta organización la que, en sueños, somos los jefazos, queremos los mejores sistemas tecnológicos, desde aquellos que engloban los procesos de fabricación de la empresa hasta el almacenamiento en bases de datos, como puede ser un CRM.

El problema viene dado cuando nos topamos de frente con la común y pura realidad, es decir, no tenemos un Ferrari, pero si podemos tener una empresa de tamaño medio donde se nos hace imposible el almacenar datos de todos y cada uno de nuestros clientes. Lo que podría ser una gran ventaja competitiva, se está convirtiendo en un destacado problema, puesto que quizás estemos perdiendo la posibilidad de tener futuros y potenciales clientes en nuestras manos.

Normalmente, para este almacenamiento masivo de datos, las grandes empresas cuentan con un potencial económico que les permite adquirir numeroso software y hardware necesario, así como gran cantidad de personal que es capaz de poner en marcha la base de datos, someterla a numerosas pruebas y llevar un riguroso mantenimiento de la misma.

Pero claro, nosotros, que somos una empresa de carácter medio, no podemos acometer tal inversión, y como el mundo, y concretamente la tecnología, es como un tren en constante movimiento, nos vemos en la tesitura de buscar un camino alternativo y, si es posible, que nos aporte las mismas características que uno “de pago”.

Ahí es donde sale a la palestra CRM basado en la web o en la nube, una base de datos capaz de recoger y almacenar datos de nuestra empresa de forma masiva y que, como novedad, no lo almacena en el disco duro de un PC, sino en la nube.

Ello supone un cambio abismal, puesto que únicamente requiere por parte de nuestra mediana empresa, una conexión a internet y el pago de una cuota mensual por el servicio.

Son numerosas las empresas que han desarrollado un CRM basado en el web, como pueden ser Oracle o Microsoft, tratando así de abarcar todo el mercado en lo relativo a este tipo de aplicaciones.

This entry was posted in Aspectos económicos and tagged , . Bookmark the permalink.