¿Por qué no se detectó el meteorito que cayó ayer en Rusia?

Ayer impactó un meteorito en la región rusa de Cheliabinsk produciendo un millar de heridos. Científicos calculan que el objeto rocoso debía medir unos 15 metros de diámetro, pudiendo llegar a alcanzar 7.000 toneladas de peso. Lo más llamativo del suceso, a priori, es que los pilló por sorpresa, no se esperaba su colisión. ¿Por qué nadie lo sabía?

Hay una gran cantidad de asteroides cuya órbita transcurre a una distancia cercana a la Tierra, por lo que desde hace años se ha procurado tener control sobre ellos. La NASA detectó durante 10 años los de más de 1 kilómetro de diámetro que podían ser considerados peligrosos, dando esta labor prácticamente por terminada. El problema reside en que hay una gran cantidad de asteroides de diámetro menor a 1000 metros de los que apenas se tenía constancia. Además, no hace falta uno de 1 kilómetro para destruir La Tierra, con uno de 400 metros bastaría.

Ahora, la NASA trata de aumentar su estudio intentando detectar los asteroides de más de 140 metros. Se piensa que hay unos 20.000, de los que se conocen alrededor de 6.000. En este grupo entra Apofis, el único de los más de 1.000 asteroides potencialmente peligrosos detectados que presenta un riesgo apreciable de impacto. Este asteroide, con nombre de fuerzas maléficas según la mitología egipcia, mide entre 250 y 400 metros, y en 2029 pasará muy cerca a la Tierra, pudiendo impactar en 2036 (a día de hoy se calcula que las probabilidades de choque son de 1 entre 1 millón). Su colisión produciría un efecto similar al de 20.000 bombas atómicas.

Aun así, ampliando el estudio a 140 metros, todavía siguen fuera de él todos los que miden menos, como el que impactó ayer en Rusia. De los meteoritos como el de ayer, no se tiene conocimiento, entre otras cosas, porque haría falta instalar telescopios mucho más potentes a los actuales, lo que acarrearía una gran inversión dada la pequeña probabilidad de que un meteorito de estas condiciones cause daños.

Además, según explica Pablo Santos, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía-CSIC, al año caen decenas de meteoros sobre la Tierra, pero la mayoría lo hacen en áreas despobladas como desiertos o bosques, o en los oceános, que cubren el 70% de la Tierra.

This entry was posted in Curiosidades, Más curiosidades, Sin categoría. Bookmark the permalink.
  • En esta página no están permitidos los comentarios