Idea innovadora de negocio: Sockscription

Sockscription es un término que hace referencia a la innovación que supuso gestionar un modelo de negocio cuyo fin era que los suscriptores a una web, evidentemente previo pago, recibieran una cantidad de calcetines negros para traje, donde y cuando los necesitaran. Ahora bien, ¿A cuántos de ustedes se les hubiera ocurrido una idea de negocio como ésta?

Por ello, dicho modelo siempre ha sido digno de admirar, puesto que reúne bastantes condiciones teóricas necesarias para lograr el éxito empresarial. La inversión inicial será baja, puesto que se invertirá en la compra de materia toda vez que exista un comprador o suscriptor. No se realizará ningún tipo de gasto en la adquisición de locales comerciales, puesto que la gestión de la empresa será íntegramente por internet. Por aquel entonces, era una idea de negocio que no había sido explotada, y por tanto carecía de algún tipo de competencia. Y además, es un modelo de negocio en el que si el cliente está satisfecho con sus adquisiciones, podría dar lugar a ventas cruzadas, ya que a medida que han avanzado los tiempos se han ido añadiendo prendas básicas al catálogo de la empresa.

Lo realmente interesante es descubrir cómo surgió la idea innovadora de negocio. El fundador se encontraba en su primer trabajo, una agencia de publicidad. A medida que avanzaba el tiempo, nuestro protagonista fue adquiriendo experiencia, hasta el punto que se le pidió que asistiera a una reunión de negocios con unos socios japoneses. Tras colmar dicha reunión las expectativas de ambos, la delegación para la que trabajaba nuestro protagonista fue invitada a una ceremonia del té japonés. En ella, como es costumbre en Japón, se deben quitar el calzado. Y fue ahí cuando sucedió, que nuestro hombre vestía unos calcetines rotos, cuyo dedo gordo estaba por fuera, quedando en vergüenza total. Tras sobrevivir a este hecho, quedó claro en él que este tipo de situaciones podrían evitarse, naciendo la idea sockscription.

Si quieres saber quién es su fundador, pincha aquí

This entry was posted in Aspectos económicos, Sin categoría. Bookmark the permalink.