Conoce a Jibo, el primer robot doméstico

El avance de la tecnología se ha disparado hasta límites que hace treinta años habríamos considerado de ciencia ficción. Hoy queremos presentar uno de estos avances: Jibo, considerado el primer robot doméstico. No se trata de un robot humanoide (robots que se crean imitando a personas) ni realizará tareas cotidianas como hacer la cama o la colada, sino más bien, se trata de una “mascota robótica” que te ayudará en otras labores de la vida cotidiana.

Jibo (que se muestra en la foto anterior) es de aproximadamente 11 pulgadas (28 cm) de altura, con una base de 6 pulgadas (15 centímetros). Pesa en torno a 2.7kg y está compuesto principalmente de aluminio y plástico blanco. El rostro de Jibo consiste principalmente en una pantalla táctil de 5,7 pulgadas, con una resolución de 1980 × 1080. El cuerpo de Jibo se divide en tres regiones que puedes ser accionadas por un motor de 360 grados, y es sensible a cualquier toque, para que puedas interactuar con él dándole palmaditas en la cabeza, metiendo la barriga, etc. Además, dispone de reconocimiento facial y de voz, por lo que será capaz de diferenciar la persona que le habla y responderle según corresponda. Podrá también diferenciar expresiones faciales, adaptando su modo de interacción con la persona según su estado anímico. Se le incluye un micrófono de 360 grados que permite hablarle al robot aun cuando éste está de espaldas.

La conectividad en la que se basa el robot es WiFi/Bluetooth, y el sistema operativo que gobierna el invento está basado en Linux, con la posibilidad de añadir aplicaciones gracias a las SDK que se van a liberar.

Jibo, que buscaba financiación a través de la plataforma de Crowfunding Indiegogo, necesitaba una inversión de 100.000 dólares para su realización, y ha conseguido recaudar la friolera cifra de 2.287.808 dólares durante esta campaña (veinte veces más la cantidad que ellos estimaban necesaria para poder sacar el producto al mercado), convirtiéndose en la campaña tecnológica más exitosa de Ingiegogo. El robot costará en torno a 500 dólares.

Sobre Kike Gómez 32 Artículos
Ingeniero Superior Industrial por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Trabajé durante el último año y medio como ingeniero de instalaciones electromecánicas en la construcción de un nuevo hospital en Doha, Qatar (Sidra Medical and Research Centre). Actualmente realizo un proyecto teórico sobre la domotización de una vivienda para el uso de una persona con movilidad reducida.