Las mareas más altas del mundo: Bahía de Fundy, Canadá.

La Bahía de Fundy, en Nueva Escocia, Canadá, es famosa por tener las mareas más altas del mundo, un recurso energético que se ha planteado aprovechar en esta localización en más de una ocasión. En este artículo explicamos este caso en particular, así como el funcionamiento de la maremotriz como energía renovable y el impacto que ésta produce en el medio.

La Bahía de Fundy es famosa por tener las mareas más altas del mundo, con medias de 17 metros en algunos puntos y un máximo registrado en 1869 de 21,6 metros, entre marea alta y baja. Científicamente el fenómeno de estas mareas se explica porque sumado a su propio efecto, el período del oleaje para ir de un extremo a otro de la bahía es de 12,4 horas, lo mismo que una marea, de modo que ambas causas entran en resonancia y amplían su efecto. Además, la bahía se estrecha gradualmente de modo que la masa de agua gana altura para compensar la disminución de anchura.

La energía maremotriz consiste, a grandes rasgos, en el aprovechamiento de la variación de altura del nivel del mar, entre las mareas. El método más utilizado consiste en la construcción de un dique de manera que éste permite separar el mar abierto de la bahía, estuario, donde se encuentre construido. Las compuertas se mantienen abiertas cuando la marea está en lo más alto, y luego se mantienen cerradas hasta que baja, de manera que realmente se tiene una presa con agua acumulada a una cota mayor. Entonces se deja fluir el agua, que pasa por unas turbinas y por medio de alternadores se convierte en energía eléctrica.

Los mayores inconvenientes que presenta la maremotriz son principalmente medioambientales, por el impacto que supone la construcción de una barrera que divide en dos un ecosistema. Ello impide la circulación de la fauna de un lado a otro, así como la ruptura del ritmo natural de las mareas en la zona que queda encerrada, hecho que afecta en gran medida a los biorritmos de ese ecosistema. Además, el precio de la construcción es elevado, lo que se traduce en un alto coste del kilovatio hora generado, que sólo será competente con tecnología más avanzada, o por imposición, debido al progresivo aumento del precio de los combustibles fósiles.

En el caso de la Bahía de Fundy, estudios revelan que la construcción de un dique para el aprovechamiento de la maremotriz sería viable técnica y económicamente debido a las fuertes mareas, pero sin embargo es tan alto el impacto que se produciría, que no resulta adecuado llevar a cabo esa empresa. Otra solución sería emplear hélices submarinas, el equivalente a los aerogeneradores pero dentro del mar, que aprovechan la corriente producida por las mareas, sin embargo esta alternativa no es viable económicamente.

Próximamente analizaremos más métodos que permiten aprovechar la energía del mar.

Tesis doctoral que ha estudiado el aprovechamiento energético de las mareas en la Bahía de Fundy:

HYDRODYNAMIC MODELING AND FEASIBILITY STUDY OF HARNESSING TIDAL POWER AT THE BAY OF FUNDY

This entry was posted in Curiosidades, Más curiosidades, Sin categoría and tagged . Bookmark the permalink.