Recibe el premio al mejor joven físico experimental, el mismo día que le niegan una beca por “estar por debajo de la media”

Al físico gallego Diego Martínez Santos (Foz, 1983), le concedieron recientemente el premio al mejor joven físico experimental, concedido por la Sociedad Europea de Física (EPS).

Dicho premio hace mérito a sus trabajos en el experimento LHCb del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), donde Diego Martínez analizó las desintegraciones de una partícula, que permitieron confirmar el modelo estándar de la física, y para resumir un poco, describe las interacciones entre las partículas elementales que componen el universo.

Lo más curioso de esta historia es que, sorprendentemente, el día que recibió la noticia de que sería galardonado con el premio al mejor físico joven europeo, también supo que no era admitido en el programa Ramón y Cajal, que se trata de un plan coordinado por la Secretaría de Estado de Investigación y su objetivo es facilitar el regreso a España de los mejores talentos científicos en el extranjero.

Imagen del instituto Nikhef, lugar donde actualmente trabaja el joven Físico gallego.

La sorprendente noticia ha sonado hasta en Alemania, donde el diario Junge Welt publicaba la noticia, donde además destacaba la falta de perspectivas laborales de los jóvenes del sur de Europa.

Martínez Santos, en sus declaraciones ha dicho que no le sorprende haber sido rechazado, debido a los recortes que se han hecho en el campo del I+D+I, sino que en la carta de rechazo se argumentase que su nivel  estaba “por debajo de la media”. Según el físico español, la presencia española en centros como el CERN es bastante significante, por lo que asegura que el nivel de los científicos provenientes de España  es bueno, a pesar de no disponer de los mismos medios, con los que cuentan los científicos de cualquier otro país europeo.

This entry was posted in Curiosidades, Más curiosidades, Sin categoría and tagged . Bookmark the permalink.