El reloj inteligente que consiguió autofinanciarse

Hoy en día, una de las grandes dificultades a las que se enfrenta la juventud es que, quizás, todo lo que supuso una grandísima novedad, ya esté inventado o en vías de serlo. Lo sé, es un comentario que suena bastante pesimista, pero de algún modo debía empezar el artículo que hoy nos reúne aquí. Aunque por el contrario, he de decir que siempre quedarán por ahí bombillas iluminadas en mentes prodigiosas que consiguen alumbrar a toda una civilización. Está claro que podríamos estar hablando de www.nosoloingenieria.com, nótese la ironía, pero por esta vez, y sin que sirva de precedente, nos vamos a centrar en hablar del reloj Pebble y como éste vio la luz.

Pebble es un reloj inteligente, que además de cumplir su función por defecto, es capaz de informarte de las notificaciones que reciba tu smartphone. Uno de sus mayores logros, es que es capaz de conectarse a tu conveniencia con los dos sistemas operativos mayoritarios para dispositivos móviles, mediante la instalación de las aplicaciones dedicadas exclusivamente a ello. Por tanto, a través de bluetooth llegarán a tu muñeca avisos de correos electrónicos entrantes, llamadas, mensajería instantánea, alertas de citas del calendario, y todo ello gracias, en parte, a una potente iluminación, puesto que la pantalla de Pebble hace uso de la misma tecnología que los libros electrónicos.

Pero quizás lo más curioso, al menos esto es lo que me dicta mi conciencia, no son sus virtudes, que son muchas, sino como este artilugio fue capaz de autofinanciarse… hasta límites insospechados.

Se dio a conocer a través de la plataforma de crowdfunding más relevante de la actualidad, Kickstarter, y ya es una realidad. El crowdfunding consiste en la financiación masiva por parte de empresas o particulares de proyectos. Hasta aquí todo perfecto. Lo sorprendente es que los creadores de Pebble decidieron que para ponerse manos a la obra debían capitalizarse, partiendo de la base que necesitarían “tan solo” $100.000 para acometer el desarrollo de este accesorio para smartphones.

Pues bien, el resultado fue espectacular. El proyecto en el que Kickstarter puso más confianza, contó con una financiación de aproximadamente 10 millones de dólares (cerca de 7,5 millones de euros), superando cien veces las expectativas iniciales de financiación del proyecto.

Obviamente, el esperado dispositivo aglomera unos 85.000 pedidos, gracias a la campaña de Kickstarter. El consejero delegado de la empresa, Eric Migicovsky, ya ha anunciado que los primeros relojes se enviarán próximamente.

This entry was posted in Aspectos económicos, Sin categoría. Bookmark the permalink.