La “aspirina” de hace 2600 años

Hoy en día, todos sabemos cuál es uno de los remedios más efectivos contra dolores de cabeza, musculares, etc. Pero, ¿sabías que ya desde el siglo V a.C. usaban un remedio muy parecido?

El principio activo de la aspirina, es el ácido acetilsalicílico, que toma nombre de la planta de la que se extrae el ácido salicílico: el sauce blanco (Salix alba).

Sorprendentemente Hipócrates, conocido por muchos como el padre de la medicina ya habló sobre esta sustancia en sus primeros escritos, donde describía una sustancia amarga extraída del sauce blanco, que podía calmar los dolores y aliviar la fiebre.

Como en NosoloIngeniería nos gusta hablar de autosuficiencia, hemos recopilado algo de información sobre cómo usar la corteza de sauce blanco con fines terapéuticos:

Primero debes saber que “las hojas y flores se recogen en primavera, otoño e invierno. Se secan a la sombra y se guardan en bolsitas de tela. La corteza se extrae de ramas de dos

 o tres años. Se la seca separada de la parte leñosa durante algunos días a la sombra. Se guarda de la misma forma que las flores y las hojas con la diferencia que debe pulverizarse antes de su utilización.”
Una vez estén las hojas y la corteza secas, se pueden emplear de alguna de las siguientes maneras:

“La decocción se prepara hirviendo, durante 25 minutos, 30 gramos de corteza desmenuzada en un litro de agua. Se pueden beber 4 0 5 tacitas al día.”

“Como tónico para dolores y acidez gástrica se pueden tomar tres cucharaditas por día de polvo de corteza molida. O usar el cocimiento de 40 gramos de polvo de corteza en un litro de agua, tomándose 4 o 5 veces por día.”

“Su acción como antiespasmódico, sedante y analgésico se consigue con la infusión de una cucharadita de postre en una taza de agua hirviendo.”

“La tintura se prepara haciendo macerar durante 10 o 12 días 20 gramos de corteza seca en una mezcla de 80 gramos de alcohol puro y 20 gramos de agua destilada. Se cuela y se conserva en un frasco de vidrio oscuro. Se toman 3 cucharaditas al día, diluyéndolas en agua.”


También se puede usar de forma externa, para lavar heridas:

“Para el lavado de heridas se hace un cocimiento de 60-70 gramos de corteza desmenuzada en un litro de agua durante 10 minutos. Se deja reposar 15 minutos y se pasa por un colador.”

Recomendamos que como cualquier otro medicamento, esta práctica se haga bajo prescripción de un facultativo.

fuente: http://www.autosuficiencia.com.ar

This entry was posted in Curiosidades, Más curiosidades and tagged , , . Bookmark the permalink.