El primer tren magnético: Shanghai Maglev

El Shanghai Maglev (Magnetic Levitation), inaugurado el 1 de enero de 2009, es la primera línea comercial de alta velocidad mediante levitación magnética construida en el mundo, que une el Aeropuerto Internacional de Pudong, y la estación de metro de Longyang Road. La distancia entre ambos puntos es de 30 kilómetros.

La levitación magnética es un método que consiste en mantener un objeto a flote mediante la acción de un campo magnético. Ha de ser lo suficientemente fuerte como para igualar el peso del cuerpo en cuestión.

El Shanghai Maglev tarda 7 minutos y medio en completar el recorrido, en el cual alcanza una punta de 431 km/h (como curiosidad, se han superado los 500 km/h en período de pruebas). El precio es de 50 yuanes, unos 5 €. Como comparación, el mismo recorrido se puede hacer en metro, sin embargo se requieren sobre 50 minutos, pagando por ello 6 yuanes, 0’60 €.

El presupuesto para la construcción de esta línea ascendió a aproximadamente 1000 millones de euros. La pregunta es, ¿hasta qué punto es rentable esta inversión? Quizás un tren convencional, que alcanzara unos 200 km/h tardaría poco más de 10 minutos en completar el recorrido y el presupuesto sería significativamente más bajo. Por otro lado hay que tener en cuenta que parte del objetivo de este proyecto quizás sea la imagen de modernidad, el marketing y los beneficios indirectos producidos por ello.

Posteriormente a la puesta en servicio de esta primera línea, se planteó la construcción de futuras líneas para conectar la ciudad de Hangzhou, a 180 kilómetros; y otra con el Aeropuerto Internacional de Hongqiao. Sin embargo, por protestas públicas respecto de los posibles daños sobre la salud producidos por los campos electromagnéticos, ambos fueron suspendidos.

This entry was posted in Maravillas de la Ingeniería, Tecnologías and tagged , . Bookmark the permalink.