Coches con motor de aire comprimido

Cada vez es más evidente que existe la necesidad de buscar una alternativa a los motores alimentados por derivados del petróleo. Entre las opciones existentes, en Tata han decidido apostar por un coche con motor de aire comprimido. Se calcula que tendría una autonomía de 300 kilómetros, a una velocidad de hasta 105 km/h , con un coste de combustible de unos 1.5€ por tanque (0.5€ cada 100km).

El funcionamiento de este tipo de motores es bastante parecido al de uno convencional: la principal diferencia es que el aumento de presión en el cilindro que antes producía la gasolina, ahora lo hará el aire comprimido.

A simple vista parece un método perfecto, sustituimos la gasolina por aire, y problema resuelto, pero no es todo tan bonito, este tipo de motor tiene una serie de incovenientes en su aplicación. Entre ellas destaca que deberíamos añadir al coche pesadas bombonas donde almacenar el aire comprimido, lo que acarrea pérdidas de velocidad y de potencia. Otra desventaja en comparación con otros tipos de motores sostenibles, como por ejemplo el alimentado por energía eléctrica, es que requiere demasiada energía para comprimir el aire, lo que los hace menos eficientes.

Desde 1992 MDI (Moteur Developpment International) estudia la implantación de estos motores, y Tata ha decidido apostar por esta marca para desarrollar y llevar a cabo el Tata Mini-Cat que dispondrá de un motor de aire comprimido. Aun siendo menos eficientes que los eléctricos, Tata se ha decidido por esta tecnología por el bajo coste de la recarga. Esta no es la única marca que tiene pensado aplicar motores de aire comprimido, Peugeot lanzará en 2016 un coche híbrido, donde se tratará de combinar esta nueva tecnología con el sistema de gasolina común.

This entry was posted in Automoción, Curiosidades, Energías, Más curiosidades, Mecánica, Renovables, Tecnologías and tagged , . Bookmark the permalink.