La tulipomanía: Primera burbuja económica

La tulipomanía está considerada la primera burbuja económica de la historia. Algo muy similar a lo que hemos vivido recientemente en España con la construcción, pero en vez de afectar a inmobiliarias, constructoras y edificios, hizo lo propio con floristas y bulbos de tulipán, cuyo preció alcanzó valores desorbitados, dando lugar a una crisis financiera.

Esto sucedió en el siglo XVII, en los Países Bajos. Por razones desconocidas en aquel momento, los tulipanes cultivados en Holanda eran diferentes, de muchos colores, irrepetibles. El gusto por las flores de aquella época, especialmente las exóticas, los convirtió en un objeto de ostentación y símbolo de riqueza. Este hecho hizo que el precio de estos bulbos aumentase progresivamente.

El precio del bulbo aumentaba de tal modo que en 1623 un sólo bulbo podía llegar a valer 1.000 florines (una persona normal en Holanda tenía unos ingresos medios anuales de 150 florines). Pero el precio del bulbo seguía aumentando, en 1635, El Semper Augustus llegó a vender un bulbo por 6.000 florines. La historia ya la conocemos: los compradores, desde la alta burguesía al mercader, se endeudaban e hipotecaban para comprar bulbos de tulipanes,pues era un negocio seguro, sus precios siempre subían.

Pero, en 1636 se declaró una epidemia de peste que afectó de lleno a la población. La mano de obra se redujo considerablemente, afectando directamente a la producción de tulipanes. Debibo a la falta existencias, los precios aumentaban todavía más. En este momento, se creó un mercado de futuros, donde se compraban y vendían los tulipanes que todavía no habían sido plantados. Este fenómeno fue conocido como windhanel “negocio de aire”, y pese a su prohibición, se llegó al punto en que ya no se intercambiaban bulbos, sino que realizaban las ventas mediante notas de crédito (una auténtica especulación financiera).

El 5 de febrero de 1637, un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines. Fue el último. Al día siguiente, ya nadie compraba, todo el mundo quizo vender vender, y los precios empezaron a caer en picado.

No hubo manera de recuperar la inversión, todo el mundo vendía. Muchas personas se habían endeudado por comprar un objeto que ya no valía nada. Las bancarrotas se sucedieron y golpearon a todas las clases sociales. La falta de garantías y el pánico llevaron a la economía holandesa a la quiebra.

 

This entry was posted in Aspectos económicos, Sin categoría. Bookmark the permalink.
  • http://nosoloingenieria.com/ Kike Sirvent

    En esta página no están permitidos los comentarios.